Américan Pit Bull Terrier

Breve historia del Dogfighting en Cuba


(Artículo con la colaboración, Sr Hernandez, F. y Cardenas, L.)

Para hablar de la historia de los combates de perros en Cuba necesitamos remontar varios años atrás, muchas condiciones objetivas influenciaron la rápida difusión del game dogs en la isla.

En el año 1898 cuando EE. UU interviene y quita la independencia a Cuba, los norteamericanos trajeron sus costumbres a la isla, entre ellas sus perros de combate. Con el auge del dog fighting en EE. UU, este deporte no tarda en llegar a Cuba y quizás por la idiosincrasia del cubano y su afición por los animales de combate como los finos gallos de riña criados en las maniguas por los campesinos desde el tiempo de la conquista española, es que cobraron gran auge los combates de perros; aunque, en primera instancia, por su elevado costo de mantención los pit dogs no eran accesibles para toda la población en general y se mantuvieron solo en manos de criadores con altos recursos económicos.

En los años 30 por toda Cuba había un gran entusiasmo por este deporte, dentro de la isla comenzaron a consagrarse hombres como Enrique Borbonet, militar de escuela y comandante del ejército quién crio y peleó perros contra los norteamericanos manteniéndose por más de 40 años en la actividad y cosechando grandes logros.

El Sr. Orestes del poblado de Ranchuelo en “Las Villas”, en la región central de Cuba, fue famoso por tener una de las mejores yardas del país, Orestes fue un hombre muy conocedor del arte de la cría de perros combatientes y dejó bien establecida una excelente línea de gladiadores. Muchos de sus ejemplares eran importados de líneas americanas, lamentablemente no se pueden conocer a ciencia cierta cuáles fueron, pues casi todas estas personas han muerto debido a su avanzada edad. Solo quedaron algunas imágenes en fotos o viejos titulares de la prensa de aquellos días.

Uno de sus mejores reproductores descendía del Gr. Ch. White Rock y de otro perro llamado “Sapo” ambos netamente americanos, también se encontraban en su yarda otros ejemplares importados como: Red, Micre, Sangre, Mono, Carretón, Taxi, etc.

Pilar Llerena en La Habana supo tener muy buenos perros, además fue un excelente entrenador y criador que utilizo mucho las líneas rápidas siendo durante algunos años casi imbatible, se mantuvo al igual que el Comandante Borbonet por 40 años en la actividad, todavía queda importante descendencia de esta línea, algunos de sus mejores reproductores fueron: Billy, Bu, Busito, Milagrito, Caniqui, etc.

Otro de los pioneros fue el Sr. Goenaga quien aparece en las memorias de Peter Spart cuando este trae a su perro Hunky para enfrentar al perro “Willy lingo” propiedad de Bebo, el encuentro se realizó en el año 1956 y la batalla duró 02:17 h, en aquel entonces muchos perreros americanos visitaban a sus amigos en la isla y peleaban aquí sus ejemplares.

En Cienfuegos podemos mencionar a los Sres. Colorado, Blanquito y Muela quienes también hicieron historia. En la zona occidental y central de la isla las peleas de perros tuvieron un gran auge y Cuba llego a convertirse en uno de los países donde se efectuaban peleas de calidad que se desarrollaban en lugares bayados o ruedos legalizados en diversos poblados como: La Habana, Varadero, Ranchuelo, Cienfuegos, etc.

La importación de animales de calidad fue común durante todo este periodo por la gran cercanía a EE. UU, era muy factible para los cubanos de aquel entonces asistir a convenciones en el cercano país, realizar viajes de negocios o de entretenimiento y en ellos se aprovechaba para regresar con ejemplares a la isla. Los perros arribaban generalmente al puerto de La Habana o a Cienfuegos en las villas y precisamente por este último el Sr Goenaga en el año 1958 trajo de EE. UU para el Sr. Casissedo un hijo del Ch Dibo, este ejemplar fue el Gr Ch. White Rock un grande guerrero por propia cuenta, quien se utilizó como Stud dejando numerosa descendencia de calidad. Varios buenos perros de combate terminaron sus días como reproductores en Cuba, como así otros pasarían directamente a realizar sus carreras en los diversos ruedos de la isla.

Los años 60 tuvieron un duro impacto para el game dogs en Cuba, con una ruptura total de relaciones con los EE. UU se cortó la entrada de APBT importados al país, desde ese momento, la historia de los APBT en Cuba se separó completamente de la de otros países, los perros cubanos fueron formando líneas denominadas criollas sin más intervención de sangres importadas, aun así, la tradición continuó en plenitud, muchos de aquellos viejos perreros prosiguieron cultivando éxitos por muchos años y sus líneas dieron origen a otras que fueron desarrolladas en manos de jóvenes perreros.

En La Habana podemos citar algunas de las más completas “blood line” como la que surgió de la Gr. Ch. Tuna, “los Violinesñ” con sus buenos perros como 8XW 1XL DG Leoncio, 1XW 1XLG Feo, Ch. León de la Salud y Ch. Sol 4XW 1XLG, “los Canelos” perros derivados de las viejas líneas del Comandante Borbones, también ejemplares como el Gr. Ch. Chucho, Gr. Ch. Pirata, otros como “los Malaya”, solo por citar algunos viejos perros y líneas de renombre.

En la provincia de Matanzas y la zona de Cárdenas también ha tenido también muy buenos ejemplares y perreros conocidos como: El siempre famoso Gr. Ch. Llako 7XW, Gr. Ch. Apolo de Colon, Ch. Mocho 5XW 1XL DG, etc. La provincia de Cienfuegos por muchos años se mantuvo entre lo mejor produciendo grandes campeones como el Ch. Viuti, Ch. Congo, Ch. Sabroso Niche, luego de los años 90 su fama decayó porque muchos de sus perreros no estuvieron más en competencia.

Villa Clara por su gran tradición, cultura y los muchos poblados comprometidos en la cría de APBT ha podido crear y mantener animales de calidad, desde Ranchuelo y poblados cercanos como Esperanza y Jicotea, Placetas, Buena Vista, Vueltas, Cifuentes, etc. arrojando perros como: Gr. Ch. Canelo, Ch. Ali, Gr. Ch. Mandurria, Ch.Charo, Llerri, Ch. Satán 4xw, Tronco 2XW, Gr. Ch. Niña, Yira 2XW, Gr. Ch. Zorrito, Gr. Ch. Huracán, Ch. Power, Ch. Palomo, Gr. Ch. Ciclón entre otros buenos ganadores.

En la actualidad el dog fighting goza de gran auge por todo el país, en cada poblado de Cuba se pueden encontrar criadores y jugadores afanados a la crianza y selección del APBT de calidad, también es importante destacar que en los últimos 15 años han entrado al país animales importados de diferentes líneas que han sido cruzados con las criollas.

Aguer History

La verdadera historia del APBT



Yo Soy Américan Pit Bull Terrrier - El libro del APBT

Ver detalles del Libro!

Nuestro Objetivo

Desde el 2003 trabajamos con la premisa de transformar este web site en la más grande biblioteca gratuita de información sobre los orígenes y evolución del Américan Pit Bull Terrier.

Ir arriba

Política / Legales

Todo el contenido de este Web site es de caracter histórico, también hay material ficticio para entretenimiento del visitante. Aguer History no ampara ninguna actividad ilegal.

Ir arriba

Nuestros visitantes


Ir arriba

Donaciones

Si este sitio le fue de utilidad, ayúdenos a mejorarlo.

Ir arriba