Américan Pit Bull Terrier

Cría de animales de competición


(Por AH)

Lo primero a tener en cuenta al momento de criar animales de competición cualquiera sea su raza o especie es estar conscientes del grado de compromiso que tengamos para desarrollar dicha tarea, tener bien en claro lo que pretendemos y saber a dónde queremos llegar.

Con cualquier animal de competición partiremos de una materia prima intangible genéticamente, un ejemplar macho y otro hembra de los cuales lo único que conoceremos serán sus árboles genealógicos y lógicamente las cualidades o características propias que poseen, es decir, lo que hayamos podido comprobar; pero, que estos ejemplares, por ejemplo, posean determinada virtud no significa que tengan la capacidad (denominado comúnmente prepotencia genética) de transmitir dicha característica a su cría.

Simplificando, jamás podremos saber la capacidad de transmisión genética de un ejemplar hasta haberlo cruzado y analizado los resultados (sus hijos), por supuesto un buen criador en primera instancia comenzara a cruzar los mejores ejemplares que tenga en su plantel con la esperanza que las crías hereden las cualidades de sus progenitores y antepasados, pero, para hacer honor a la verdad, nunca hay garantías al momento de realizar un cruce.

Una vez que realizamos repetidos cruces y hagamos un profundo análisis en base a los resultados, podremos llegar a concluir, aproximadamente, con "cierta sustentabilidad" algunas posibles características que trasmite algún ejemplar o ejemplares a las crías, claro está, que de cualquier modo esto resultará exacto, incluso puede ocurrir que en un cruce podemos obtener determinadas buenas características y al repetirlo fracasemos completamente y nos preguntemos ¿qué paso?, la respuesta es simple, la genética no es una ciencia exacta sino biológica que se sustenta en la misma variación de los seres vivos.

En este esquema surgen dos preguntas de rigor.

1) ¿Cómo es que se obtienen buenos animales sin cruzar todo lo que tenemos en nuestro plantel?

Respuesta: Lamentablemente nunca sabremos de la capacidad de transmisión genética de un animal si no realizamos un cruce y observamos sus resultados, claro que esto demandaría tiempo y un alto costo económico al solventar demasiadas crías.

2) ¿Por dónde comenzar primero?

Respuesta: El criador, lógicamente, deberá comenzar a cruzar por lo mejor que tenga en su plantel, mediante animales representativos de su raza provenientes de la mejor genética que pueda conseguir ya que partiendo de ejemplares de excelencia se "entiende" que habrá mayores probabilidades de alcanzar el éxito, también deberá seguir un minucioso registro de todo los cruces y sus resultados para concluir cual o cuales ejemplares tienen la capacidad de transmitir cualidades a sus crías. Fundamentalmente deberá usar el "sentido común", ser un buen observador de cada una de las virtudes y defectos, siendo especialmente "muy autocrítico e imparcial al momento de juzgar sus animales", estas simples pautas son la clave, el buen criador es el que conoce a la perfección a sus animales, su genética, sabe cada una de las virtudes y defectos y ese conocimiento es el que le permitirá evolucionar.

Aguer History

La verdadera historia del APBT



Yo Soy Américan Pit Bull Terrrier - El libro del APBT

Ver detalles del Libro!