Américan Pit Bull Terrier

Bob Wallace


(Por Richard Stratton)

Una historia pequeña pero instructiva sobre Bob Wallace, gran criador de la raza.

El riñero y el amante de los perros

No todos los riñeros son ángeles, por supuesto, pero he sido bendecido al conocer a uno de los más honorables y acreditables de ellos, y se comparan favorablemente en cuanto a conocimiento canino con cualquier amante de los perros. Por supuesto, Wallace, estuvo principalmente ligado al perpetuamineto de un linaje de perros y solo peleaban sus perros ocasionalmente en pos de testear la valentía de su linaje contra otros. Igualmente, el se refería a si mismo como un riñero, y él vivió en una era en la cual cualquier persona podía ser más abierta con el tema de las peleas de perros que lo que se es actualmente.

En su juventud y mediana edad, Wallace fue un entusiasta cazador de aves, y uno de sus compañeros de caza era el juez municipal. De hecho, a menudo en las cacerías usaban al perro del juez, un Pointer. Ocasionalmente hablaban de cosas concernientes a los Bulldogs, y el juez siempre evocaba la misma respuesta: “Bob, no puedo entender cómo puedes hacer pelear a esos perros. Soy un tremendo amante de los perros, simplemente no puedo entender cómo puedes hacerlo. No hay nada que ame más que a un perro.” Bob, que no estaba dotado de una infinita paciencia, tragaba su enojo y trataba de explicarle sobre el Pit dog game, y como incluso un amante de los perros podía participar- pero no avalar. Como muchas personas, la mente del juez no estaba abierta a ideas nuevas o diferentes.

A pesar de las diatribas hipócritas del juez, la amistad entre los dos perduró y siguieron cazando juntos. Un día el juez se apareció con un nuevo perro para la cacería, y naturalmente Bob lo inquirió acerca del viejo perro, a lo cual el juez contestó: “Oh, el viejo Jack se estaba poniendo muy viejo, así que bueno, lo regale”. Cuando Bob le preguntó quién poseía al perro, el juez le contestó que no sabía quién era, era “alguien que me encontré en el camino”. Esto encolerizo considerablemente a Wallace, pero por un tiempo el no dijo nada. De cualquier manera, al tiempo su amigo comenzó a parlotear sobre que Bob hacía pelear a sus perros, y que él como amante de ellos no podía entender esto, ¡Wallace explotó!.

¡Está bien, tu eres un amante de los perros!, dijo Wallace en un tono de voz que hizo temblar las construcciones. (Su tono de voz natural era bastante bajo, de todas formas, de tono bajo e involuntariamente siniestro el efecto.) Aquí paso Jack todos estos años trabajando valientemente, dando su corazón por ti, estando a tu disposición, esclavizado a tus caprichos. Y tu como le pagas a su amor?, cuando él se puso muy viejo para tus expectativas de cacería, lo desechas como a un par de zapatos viejos y ni siquiera te aseguras de encontrarle un buen hogar. No solo se lo entregaste a un extraño sino que no tienes ni idea del tipo de cuidado que está recibiendo. Bueno, si esto es ser un amante de los perros, me siento orgulloso de ser un riñero!.

El juez quedo tan desconcertado por la reprimenda de Wallace que paso varias semanas tratando de localizar a su viejo perro. Y nunca más dijo algo sobre las actividades de Bob en las peleas de perros.

Aguer History

La verdadera historia del APBT



Yo Soy Américan Pit Bull Terrrier - El libro del APBT

Ver detalles del Libro!